miércoles, 24 de septiembre de 2008

¿Cómo Logro Encontrar A Dios?


¿CÓMO LOGRO ENCONTRAR A DIOS?




Por: Gladys Raquel Hernández





En principio, comienzo a creerle a Dios. Empiezo a creer que El me ama verdaderamente, que ha dado a Su Hijo unigénito en expiación por mis pecados (Juan 3:16) y que El anhela establecer una relación de amor conmigo a través de Jesucristo, la imagen visible del Dios invisible (Colosenses 1:15), cuya relación se había roto en el Huerto del Edén por pura desobediencia del propio ser humano (Génesis 3:23-24 - Romanos 5:12-15).

Es decir, empiezo a desarrollar fe. A Dios lo mueve la fe de cada individuo. A Dios no lo mueve ni la pobreza ni la miseria, sólo la fe activada de cada individuo que tiene conocimiento y revelación de Su Palabra.

La fe no se puede analizar. No debe confundirse fe con presunción. Existen personas que piensan que la confianza, la credulidad, un poco de religión y la esperanza hacen a la fe. Esta mezcla es más bien presunción. Fe es mucho más que creer, mucho más que confiar, mucho más que esperar. Si es una fe pura proveniente del Espíritu Santo, nunca actuará de un modo contrario a la Palabra de Dios.

Ahora bien, de dónde obtenemos la fe?. La fe es un don de Dios y un fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23).

Si la fe carece de poder no es fe: es sólo confianza. Es la fe la que tiene acción y poder y siempre viene de Dios. La gracia y la fe están estrechamente relacionadas. La fe no es un producto de mérito propio porque ningún ser humano merece la salvación que es por gracia de Dios. La gracia de Dios es un beneficio a favor nuestro absolutamente no merecido por nosotros.

Veamos la siguiente cita bíblica:

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por Su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:23-24).


La fe es un don. Tú no necesitas orar pidiendo fe. Busca al Señor y la fe vendrá. La oración jamás obtiene algo de Dios a menos que la fe esté presente. La oración en fe hace que disfrutes los beneficios que Dios nos regaló por medio de la muerte y resurrección de Jesús, los cuales ya están, sólo que la fe hace que los veas porque se trata de un regalo de Dios y se activa con la fe.
Podemos concluir con las siguientes citas bíblicas:
“La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1).
“Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6).

Por lo tanto, con un corazón abierto y dispuesto y con una fe genuina activada, comenzará a derramarse la gracia y la gloria de Dios en abundancia y El podrá penetrar en nuestros corazones tal vez lastimados, angustiados o entristecidos y si se lo permitimos, nos limpiará, nos purificará y nos restaurará en forma paulatina y total con Su Santo Espíritu. Todo sucederá en el mismo momento que reconozcas, por medio de la fe, que eres un pecador y que necesitas que Dios entre a tu vida por medio de Su Espíritu, y al instante, verás la Gloria de Dios en tí.
A veces, se necesitará de la ayuda de cristianos maduros en la fe que actúan como ayudadores temporarios del Espíritu Santo. Entonces, la relación de amor y la comunión en nuestro Padre Celestial se hará posible!!!

AMEN!!!

1 comentario:

GABRIEL dijo...

Dios te bendice, sigue a delante.